Actividades de hoy

Viernes 15 de Diciembre

No hay actividades hoy
Noticias
05-02-2014

Algo está cambiando

Desde Argentina nos llega esta "buena noticia":

Una tendencia que crece: más de cien mujeres ya parieron en posición de cuclillas
Hospital Roque Sáenz Peña: Es una de las opciones del "parto respetado", en el que la madre y la familia son protagonistas y el equipo de salud sólo acompaña.

Para cambiar el mundo primero hay que cambiar la forma de nacer", dijo el ginecólogo y obstetra francés Michel Odent, uno de los grandes impulsores del parto natural en el mundo. Bajo ese paradigma, y en el marco del programa Maternidades Seguras y Centradas en la Familia un equipo interdisciplinario trabaja en el Hospital Roque Sáenz Peña para que cada vez más mujeres puedan elegir cómo traer sus hijos al mundo con la menor "medicalización" posible. Entre las opciones de ese "parto respetado" figura la posición en que la mamá tendrá a su bebé, que no tiene por qué ser acostada. Justamente por eso, en la maternidad del Roque hay un "banquito" que pueden usar quienes desean parir sentadas. O en cuclillas, sin dudas la postura más antigua del mundo. Desde mediados de 2011, 105 mujeres ya tuvieron a sus hijos en esa posición y muchas más usaron el banco durante buena parte del trabajo de parto.

No hace falta ser "hipponga" ni descendiente de esquimales. Basta con querer ser protagonista del momento del propio parto y reivindicar el derecho a la información, a la intimidad, a ser objeto de la menor cantidad de intervenciones posibles.

"Para las políticas de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia, la clave es la protección de la embarazada y su grupo familiar", cuenta la trabajadora social Susana Arminchiardi, coordinadora del programa en el hospital. "Y entre las estrategias para lograrlo figura la implementación de una serie de prácticas que creemos benefician a la mujer", por ejemplo, poder elegir una posición de parto alternativa.

"Tenemos que demostrar científicamente demasiadas cosas que son puro sentido común", dice el jefe del Servicio de Obstetricia, Gustavo Baccifava, a cuya espalda se lee un cartel que reza, corroborando su ironía, que "el bebé necesita estar con su mamá". La frase pierde sin embargo obviedad no bien se recuerda que muchos países estilan "retirarle" el nene a su madre para dejarlo un día entero internado en Neo.

El tema es que la cultura occidental impuso progresivamente una serie de "comodidades" que fueron en detrimento del sabio uso del cuerpo. Entre las pérdidas figura el parto en cuclillas, reemplazado por la posición acostada, en clara sintonía con la idea de parto como enfermedad.

De hecho, esa postura es la que en muchos pueblos del mundo "las mujeres adoptan no sólo para parir, sino también para cocinar, moler, lavar, jugar con sus hijos, defecar y muchas otras actividades", aporta el jefe del Servicio de Cirugía Ginecobstétrica, Enrique Mesa, otro de los integrantes del equipo.

Pero esa naturalidad que la cultura y los intereses económicos se han obstinado en negar también genera prejuicios. "No faltan los que dicen «Andá al Roque, que ahí parís como las indias», se ríe Baccifava.

La resistencia viene incluso de los propios médicos, que sienten que pierden poder. "El médico deja de ser el centro del acto obstétrico en favor de la mamá", explica Mesa, al punto de que en el parto en cuclillas los profesionales deben agacharse, ponerse bajo la mujer, que está sentada como en un inodoro abierto.

Se busca que la mujer (y quien esté a su lado) transite un "parto saludable, vivencial, emocional y alegre, no un acto médico, aséptico, ajeno, que implique ayuno y otros procedimientos" no siempre amigables.

Los obstetras desgranan argumentos antropológicos y desmitificadores del precepto "parirás con dolor": por ejemplo, que hay pueblos que dan a luz sin sufrimiento y mujeres que disfrutan de "partos orgásmicos" ("porque se dejan embriagar por el cóctel de hormonas del amor", sintetiza poéticamente Mesa).

En ese marco, la libertad para elegir la posición de parto no es sólo un detalle. Y por supuesto, el banquito no aparece como única opción. "Hay otras formas: en cuatro patas, de costado, sujeta de una cuerda desde el techo, bajo el agua, en una hamaca, en cuclillas y abrazada a otra persona", ejemplifican los médicos.

A veces la elección parte de premisas ideológicas previas. Otras, depende de cómo aparece en el momento del parto una suerte de sabiduría ancestral que se acompasa con autoconocimiento del cuerpo.

Lo cierto es que con el uso del banco, que permite pujar en cuclillas, la episiotomía directamente no se practica, en pocos casos se usa peridural y sobre todo "se disminuyen al máximo todas las intervenciones innecesarias". Luego el bebé pasa al menos una hora piel con piel con su mamá, observado por un especialista.

A ese clima de respeto por la libertad no se llegó sin tropiezos. "No resulta fácil porque impera otro modelo cultural muy fuerte", afirma Arminchiardi, pero a la vez recuerda que el Roque tiene una "larga historia en reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos". Seguro: el equipo que los impulsa en la maternidad no nació de un repollo.

 

http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/Una-tendencia-que-crece-mas-de-cien-mujeres-ya-parieron-en-posicion-de-cuclillas-20140204-0020.html

BLOSSOM Centro Maternal | Laura Moya Matrona | 619 918 666 | C/PEREGRINA, 16. Las Palmas de Gran Canaria | Desarrollo by koloryforma